Masaje Reiki

Capacidad que tiene toda persona de convertir su cuerpo en un canal de energía universal curativa.

Reiki es la capacidad que tiene toda persona de convertir su cuerpo en un canal de energía universal curativa. Reiki es un término japonés compuesto por dos palabras: rei, que significa el lado universal de la energía y ki, que se refiere a la energía de tipo electromagnético que recorre el organismo y determina su estado de salud, es decir, la energía biomagnética del aura humana.
La función principal del reiki es la de restablecer el equilibrio energético del organismo. Actúa sobre todos los campos energéticos de la persona y sobre los chakras (centros energéticos que tienen la función de acumular, transformar y transmitir la energía a nuestros órganos), sin limitarse al aspecto físico.
También  restituye la armonía perdida a causa de todos los desequilibrios pasados y presentes, haciendo resurgir problemas olvidados que todavía nos afectan. Así vemos reaparecer enfermedades en las que ya no pensábamos, o problemas emocionales que creíamos resueltos. Es, verdaderamente, una desintoxicación, pues todas las toxinas físicas y psíquicas vuelven a circular para ser expulsadas definitivamente. El terapeuta, mediante la imposición de manos o la sanación a distancia, introduce en el cuerpo el flujo de energía necesario para restablecer las fuerzas naturales de la persona y devolverle la salud y el bienestar.
El Reiki es válido como terapia complementaria, para enriquecer y potenciar los tratamientos de otras terapias naturales. También es útil para todos los profesionales de la curación dado que les permite recargarse y no perder así su energía durante las sesiones de tratamiento.